El significado detrás de los muebles de color marrón intenso y las decoraciones interiores

El marrón es el color de la madera y así suele acabar en nuestros hogares. Pero hay más que eso. La naturaleza terrosa y orgánica del color marrón lo convierte en un gran candidato para interiores sofisticados, modernos y elegantes. Hay muchos colores que combinan bien con el marrón y hablaremos de eso en un minuto. Pero primero revelemos algunas de las características generales asociadas con el color marrón, como su naturaleza estable y realista, su aspecto reconfortante y su lado práctico que es realmente agradable en interiores, especialmente cuando se requiere una decoración de bajo mantenimiento. .

Hay muchos tonos diferentes de marrón. Las variaciones vienen dictadas por los colores de su composición, que pueden ser cualquier combinación de negro, amarillo, rojo, gris, naranja, verde, azul, rosa o morado.

Marrón y verde combinan muy bien juntos. Ambos son predominantes en la naturaleza y traen consigo una sensación muy reconfortante y fresca, haciendo que la decoración sea acogedora, relajante y relajante, como un hermoso terreno despejado en un bosque.

Gracias a su naturaleza cálida y reconfortante, el marrón es una maravillosa opción de color para el dormitorio. Este también es un color que trae consigo una sensación de seguridad que es importante en el caso de esta habitación en particular.

Otra cosa a tener en cuenta es que el marrón es un color muy práctico. Disimula muy bien las manchas y esto lo hace ideal para sofás de sala, alfombras y otros muebles y accesorios.

Todos los baños podrían usar un toque de marrón en su decoración. La mayoría de las veces, esto se presenta a través de muebles de madera, pero una idea más sofisticada también puede ser tener una bañera revestida con un marco de madera.

Si el baño es pequeño, un toque de marrón puede hacer que se sienta particularmente acogedor y relajante, pero el resto de la decoración debe ser brillante para mantener una sensación de amplitud y amplitud.

El marrón también es un color que puede hacer que un espacio se vea sofisticado y elegante y puede usar esto a su favor para darle un aspecto especial a espacios como el baño o el lavadero y romper la monotonía de un fondo blanco estéril.

Cuando se combina con el blanco, el marrón revela su riqueza y elegancia. El contraste acentúa estas características al mismo tiempo que hace que los acentos blancos se vean muy puros, brillantes y frescos.

A veces es una idea maravillosa complementar un mueble marrón con un pequeño acento verde. Además, los diferentes tonos de marrón combinan bien y puedes jugar con ellos de muchas maneras interesantes y elegantes.

Use el marrón como color de acento solo para agregar un toque cálido a la decoración o para crear una sensación de calma y comodidad en la habitación. Por ejemplo, un marco de espejo de madera o una mesa auxiliar pueden ser hermosas piezas decorativas para una sala de estar, un dormitorio o incluso para un baño o un vestidor.

El marrón es amigable y accesible, y también es un color terroso y cálido, lo que lo convierte en una opción perfecta para áreas acogedoras, como una zona de estar íntima, un rincón de lectura o un pequeño rincón para desayunar.

Es difícil decir si el marrón es un color masculino o femenino. Todo depende de los colores y proporciones en su composición. Por ejemplo, un tono marrón anaranjado tiende a ser más femenino.

Además de estar generalmente asociado con la madera, el marrón también es el color en el que pensamos a menudo cuando imaginamos muebles de cuero. Es un tono que acentúa la naturaleza orgánica del material o al menos intenta darle un aspecto genuino.

Puede emparejar marrón con marrón, aunque suene inusual o extraño. Crear capas y juntar diferentes tonos de un mismo color usando diferentes materiales, texturas y patrones es muy divertido e interesante.

Hay muchas otras combinaciones interesantes a considerar. Por ejemplo, el marrón mezclado con tonos cálidos recuerda al otoño y es muy reconfortante, y el marrón combinado con el amarillo da como resultado un aspecto brillante que se adapta tanto a los espacios tradicionales como a los modernos.

Cuando se usa en combinación con el púrpura, el marrón se convierte en un color intenso y rico que agrega dramatismo al espacio. Por otro lado, cuando se combina con pasteles, el marrón se ve sofisticado e incluso dramático, eliminando el aspecto a menudo juvenil asociado con esos colores de acento.