Los pros y los contras de vivir en un apartamento

Algunas personas prefieren vivir en un apartamento, mientras que otras prefieren tener una casa. La verdad es que ambas opciones tienen sus pros y sus contras y es una cuestión de preferencias personales y estilo de vida. Hoy vamos a explorar las ventajas y desventajas de vivir en un apartamento.

ventajas

Comodidades.

Los edificios de apartamentos suelen ofrecer una serie de comodidades como gimnasio, zona de juegos para los niños, etc. que las residencias privadas rara vez incluyen. Además, algunos edificios tienen seguridad las 24 horas, lo cual es una característica bienvenida. Otros beneficios que vienen con los apartamentos pueden incluir restaurantes cercanos, discotecas, bares, etc.

Mantenimiento.

Cuando vives en un apartamento solo tienes que preocuparte por tu espacio personal y nada más. No es necesario palear la nieve en invierno, recortar los setos en primavera o limpiar el espacio común. El departamento de mantenimiento se encarga de todo. Y por lo general hay alguien que también se encargará de las reparaciones necesarias.

Contras.

Espacio limitado.

Al vivir en un apartamento, no existe la posibilidad de añadir un anexo o ampliación. El espacio que tienes ahora es todo el espacio que tendrás y tienes que trabajar con lo que tienes. Esto significa que a menudo tienes que ser creativo al decorar un baño pequeño o una cocina pequeña. Hay algunos cambios que puede hacer, como hacer que el balcón forme parte de la sala de estar quitando la pared entre ellos, pero eso es todo.

Restricciones.

Hay ciertas restricciones que debes tener en cuenta si eliges vivir en un departamento. Por ejemplo, es posible que no pueda pintar las paredes exteriores o reemplazar la unidad de aire acondicionado o algunos de los accesorios para mantener un diseño cohesivo en todo el edificio. Además, si está alquilando, la personalización puede ser un problema.

Privacidad limitada.

No hay mucha privacidad en un apartamento. Como compartes las paredes con tus vecinos, debes tener cuidado y no molestarlos. Además, siempre puede haber alguien observándote desde el edificio de enfrente, por lo que necesitas cortinas o persianas.