La habitación de un hombre frente a la habitación de una mujer: consejos e ideas de diseño de interiores

Los hombres y las mujeres son muy diferentes, algunos podrían decir que incluso opuestos. No es anural que sus habitaciones también sean diferentes. Aunque los hombres tienden a tener prioridad en este caso con sus cuevas masculinas, una mujer también necesita su privacidad, un lugar donde pueda ser ella misma. Veamos qué define exactamente la habitación de un hombre en comparación con la habitación de una mujer y cómo puede adaptar con éxito estas ideas.

La habitación del hombre o la cueva del hombre.

Todos estamos familiarizados con estos términos. También sabemos que la mayoría de los hombres se asustan al escuchar la palabra “decorar”. Aún así, un hombre necesita decorar su «cueva», por lo que si reemplaza este término con la palabra «planificación» o «diseño», la idea sigue siendo la misma. La habitación de un hombre debe estar, ante todo, bien planificada y organizada. La cueva del hombre puede ser cualquier cosa, desde una oficina, un estudio hasta el sótano de su casa.

Es un espacio donde un hombre puede relajarse y disfrutar, donde puede leer, escribir o compartir cervezas con sus amigos. A la hora de decorar la habitación de un hombre hay que pensar en la calidad y la comodidad. Si desea que los muebles duren más de un par de años, tal vez debería considerar comprar muebles antiguos. El estilo se adapta a un hombre y la calidad que ofrece o superior a la que ofrecen los estándares actuales del fabricante. Los muebles que elijas deben ser cómodos.

Hay algunos artículos que la habitación de un hombre necesita. Uno de ellos es el sofá. Algo forrado en cuero y con un look atemporal sería perfecto. La estantería también es importante. Allí puedes almacenar cosas como libros o colecciones.

La habitación también necesita una mesa de café. Aunque pueda parecer un elemento femenino, la mesa de café también puede ser un gran lugar para descansar después de un duro día de trabajo. Y dejamos lo mejor para el final: la tumbona. Este es definitivamente un must-have. Un sillón de cuero durará años, sin mencionar que es extremadamente cómodo. Finalmente, la habitación de un hombre también necesita algunas decoraciones de pared. Estos deben ser cosas personales, como colecciones, trofeos o un artículo en particular que realmente le guste al usuario.

la habitación de la mujer

Si un hombre puede tener su propio espacio, una mujer tiene derecho a hacer lo mismo. Si para el hombre las palabras clave eran calidad y comodidad, para una mujer las palabras son estilo y elegancia. No todas las mujeres caen en la misma categoría que las describe como criaturas delicadas que aman el color rosa y generalmente se quedan en casa cuidando a los niños. Cada mujer es diferente y por eso necesita personalizar su espacio a su manera.

La habitación de una mujer debe ser, ante todo, relajante. Debería ser como un santuario donde pueda retirarse cuando necesite reagruparse o simplemente tomarse un tiempo para sí misma. Esta habitación puede ser un estudio, un estudio o cualquier otro espacio. Ni siquiera necesita ser una habitación. Por ejemplo, algunas personas disfrutan de pasar tiempo en la terraza o en el balcón, admirando los árboles y las personitas que caminan por la calle, mirando el cielo y las nubes.

Este espacio debe estar decorado con el color que más te guste. Necesita reflejar tu personalidad y tu carácter. Intenta descubrir tu estilo y elige muebles y accesorios que te representen. Puede incluir elementos como sus libros favoritos, revistas, pintura y pinceles si le gusta pintar o cualquier otro elemento que pueda usar para su pasatiempo. Trate de no caer en los estereotipos y trate de ser original y creativo. {Fuentes de imágenes: 1 , 2 , 3 , 4, 5, 6, 7 y 8 }.