Habitaciones de inspiración turquesa para el diseño de interiores

El turquesa es un color real, que recuerda a la piedra preciosa de la que toma su nombre. Pero por muy real que sea este color, es un poco arriesgado usarlo en tu casa, sobre todo en superficies grandes. Sin embargo, hay personas más atrevidas que no pueden resistirse a pintar al menos una de sus habitaciones de turquesa. A veces el efecto es increíble y el resultado te asombra, pero otras veces el final es simplemente kitsch. Es por eso que debe solicitar la ayuda de un especialista o seguir algunos pasos claros de seguridad.

En primer lugar, debes tener en cuenta que hay más tonalidades turquesas. Un matiz más agresivo podría cansar la vista en una estancia prolongada, pero puedes reducir este efecto pintando en este tono solo pequeñas superficies, o alternándolo con otros matices más pálidos. Intenta usar un turquesa llamativo solo para detalles y accesorios, no para todas las paredes. Un turquesa pálido tiene casi el mismo efecto que un azul pálido, relajándote después de un día estresante.

Si no eres tan atrevido y prefieres una pintura más convencional para tus paredes, puedes optar por añadir un poco de turquesa a tus muebles. Ojo, no todos los colores combinan con el turquesa. Un turquesa pálido podría ir con marrones suaves, amarillo, crema y blanco. Si eres una persona excéntrica, prueba una combinación loca juntando turquesa, fucsia, amarillo y gris o marrón, pero solo en pequeñas superficies alternas. Tu habitación expresará alegría y juventud.

El turquesa es un color que tiene poderes terapéuticos y en el pasado se consideraba que defendía del mal. El turquesa da la impresión de una decoración oriental, por lo que puedes reforzar este efecto adornando tu habitación con accesorios que recuerden a la civilización india o china. Pruebe algunas alfombras, pinturas o estatuillas que encajen con el tema. {Encontrado en decorati }.