Cómo el color de la pintura afecta el estado de ánimo en cada habitación de la casa

El color es un lenguaje que todos entendemos y usamos, nos demos cuenta o no. El color juega un papel importante en la decoración de interiores y se utiliza para crear cierto tipo de ambiente que puede variar de una habitación a otra. Cada habitación tiene su propia función y carácter y el ambiente debe coincidir con esos elementos.

En la sala de estar

Los mejores colores para usar aquí son los tonos cálidos como el rojo, el amarillo o el naranja, pero también los colores tierra como el marrón y el beige y las variaciones de todos estos colores. Estimulan la conversación y animan a los que están en la sala a interactuar.

En la cocina

En este caso, no hay un conjunto particular de colores que se crea que son buenos y otros que son malos. Si su cocina no es solo un espacio utilitario sino un área social, entonces querrá que sea acogedora, tal vez recree el esquema de colores que tenía la cocina durante su infancia si esto le envía un mensaje positivo.

En cualquier caso, cuidado con el rojo en la cocina si estás a dieta porque es un color que abre el apetito.

En el comedor

Como acabamos de mencionar, el rojo es un color que estimula el apetito y, si bien esto puede no ser muy bueno en el caso de la cocina, es una característica bienvenida para el comedor. Además, el rojo también estimula la conversación.

En el dormitorio

Puede pensar que una paleta de colores cálidos sería lo mejor para el dormitorio, pero en realidad son los colores fríos como el azul, el verde o el lavanda los mejores en este caso porque tienen un efecto calmante en los que están en la habitación y en el ambiente. general.

En el baño

El baño es un espacio que necesita sentirse relajante y rejuvenecedor, además de puro y limpio, por lo que podrías considerar el uso de colores como el blanco y los tonos cálidos. Sin embargo, colores como el azul, el verde o el turquesa también son opciones realmente maravillosas.

en la oficina en casa

El verde es tu mejor opción en este caso. Es un color relajante y rejuvenecedor, el más agradable a la vista durante largos períodos de tiempo y también se cree que mejora la concentración y promueve la productividad.

En el gimnasio

Para la sala de ejercicios, tienes dos opciones. La primera es usar rojos y naranjas que son estimulantes y energizantes. Sin embargo, estos también pueden hacerte sentir calor. La segunda opción incluye azules y verdes, también rejuvenecedores pero un poco más alegres.